jueves, 15 de junio de 2017

Aaaaanita

Anita Pallenberg se coló entre la multitud para agacharse junto al viejo. Le limpió la sangre de la frente con un pequeño pañuelo perfumado firmemente agarrado en su mano. Metió el pañuelo rojo en su lujoso bolso de piel, volvió subirse a la limusina e hizo una señal al chófer para que siguiera adelante. Esa noche, en su opulenta habitación, Anita sacó el pañuelo del bolso y observó que el rojo escarlata se había secado y se había vuelto amarronado.
Anita utilizaría después ese mismo pañuelo para lanzar una maldición sobre a un joven que la había hecho enfadar. Tiempo despúes, el chico murió.
Fue Kenneth Anger quien habló a Anita del poder de la sangre recogida de un hombre muerto de forma violenta. Ella le había escuchado con entusiasmo, archivando la información en espera de la oportunidad de obtener el más potente de los talismanes

Yo fui el camello de Keith Richards
Tony Sánchez
Editorial Contra

miércoles, 8 de marzo de 2017

Tripulaciones

Y luego están aquellos escritores que te vuelan la cabeza, aquellos que te impiden seguir, aquellos que te hacen volver a leer ese párrafo una y otra y una más y dices que ya esta bien, que tienes que seguir, pero sabes que ya está, que ese párrafo, esa frase te agarro de los huevos y que no hay nada más que hacer, que ya fue, que no, que nada de nada. Y te jode la simpleza con que te derrotan una y otra vez.

"- De pronto me da por decir las cosas como son. No irás a decirme que la cago por decir la verdad. Pues te diré algo. Por decir la verdad no se cagan las cosas.
- Cada vez que te vez en un aprieto, te escondes detrás de la verdad - dijo ella.
- Si, ¿verdad?
- Me he dado cuenta
Max Winekoff había encontrado una silla junto a la mesa del comedor y desde allí, al otro lado de la estancia, dijo:
- En eso Sarah tiene toda la razón, Pete. Yo también me he dado cuenta. Dejas que la verdad se interponga todo el rato en tu camino."

El amante de las cicatrices
Harry Crews


domingo, 5 de febrero de 2017

Masa

Y en 2017
Fue entonces cuando las opiniones se tornaron en verdades y las verdades perdieron las tonalidades y todo ello se hizo público y entonces tocó decir Si o No todo el tiempo: nos vigilaban ¿quiénes? todos nos vigilaban, yo mismo me convertí en un Vigilante.



Y en 1973
"Según ellos, no hay libertad sin privacidad. El regreso del hombre privado, según ellos, es la única forma de destruir el hombre masa. El hombre masa  nos estropeó las libertades. Volvernos hacia dentro nos la devolverá. La soledad revolucionaria. Volverse todos hacia dentro.  Aislarse mental, espiritual y físicamente, más y más, un mundo sin fin. Mantener tu privacidad a base de autodefensa agresiva"

La calle Great Jones
Don DeLillo
Traducción Javier Calvo


miércoles, 1 de febrero de 2017

Ferlin

Las cosas fueron así: Obama estaba en Berlín y había trillones de policías y vallas para impedir el paso. Pero nosotros íbamos caminando despistados, revisando el mapa cada media calle, pisando fuerte, zapateando: hacía un frío digno de los Montes de Kolima y la niebla no nos dejaba ver más allá de cinco o diez metros. Y en esas, medio perdidos, nos vimos cruzando la puerta de Bradenburgo. La puerta vallada y nosotros solos, imperiales, inmensos. La niebla, el ruido de las sirenas, el frío, las columnas. Ni siquiera la Pervitina nos hubiese llevado a un estado de euforia semejante. Todo lo leído estaba allí, en nuestros pasos vacilantes al cruzar por debajo, en la nariz fría que se resiste a respirar con fuerza. No hay sorpresas. La ciudad es nuestra. Y entonces grite, un lobo. Y ella riendo dijo no, es un zorro. Y yo, que ya sabía que era un zorro, dije otra vez, un lobo, un lobo. Y no le hicimos fotos ni nada mientras desaparecía en el bosque y la niebla nos envolvía por completo como queriendo ayudarnos, diciéndonos por donde nos podíamos perder. 

viernes, 25 de noviembre de 2016

México. Una aproximación.

Los colombianos ricos quieren ser europeos, la clase media gringa y los pobres mexicanos.




Entonces insiste, repite la pregunta:
- ¿por qué mataste a Dios?
- Lo maté porque era de Badajoz.
Y añado, sonriendo de una manera infinitamente seria, evocando antiguas alegrías secretas de Moctezuma: 
- es que soy de Veracruz

Lejos de Veracruz
Enrique Vila-Matas


- Ningún mexicano conocía a otro mexicano, y cuando un mexicano mataba a alguien (lo cual pasaba a menudo), normalmente era su mejor amigo

American Smoke
Viajes al final de la luz
Iain Sinclair


Tenochtitlan (a.k.a.) México D.F. (a.k.a.) Ciudad de México (a.k.a.) Distrito Federal (a.k.a.) D.F. y -coming soon, diría Jean-Baptiste- (a.k.a.) Nueva Tenochtitlan del Temblor

Mantra 
Rodrigo Fresán


Poco a poco los presidentes de México serán cada vez más altos. Antes era impensable. Un presidente de México solía llegarle, en el mejor de los casos, al hombro a un presidente de América. A veces la cebeza de un presidente de México apenas estaba unos centímetros por encima del ombligo de un presidente de los nuestros. Esa era la tradición.

2666
Roberto Bolaño


- A nosotros en México no nos enseñan todos esos primores. A nosotros, solo nos enseñan a matar. Y tal vez ni eso. Nos contratan porque ya sabemos matar. No somos expertos , sino aficionados.

El complot mongol
Rafael Bernal

martes, 12 de julio de 2016

Aleister

...cuando mi amigo le pedía a Émilie su bebida, el demacrado hombre de la capa, con la mujer alta, cruzó por la acera. Su mirada resbaló por nuestra mesa y se desvió.
- Ese es Hilaire Belloc - dije a mi amigo-. Ford estuvo aquí esta tarde y le negó el saludo.
- No digas bobadas - dijo mi amigo-. Ese es Aleister Crowley, el de las misas negras. Tiene fama de ser el hombre más malvado del universo.
- Lo siento -dije.

París era una fiesta
Ernest Hemingway


Otros creen que es el abuelo biológico de George W. Bush (igualmente improbable pero no del todo increíble; Aleister estuvo de juerga con la madre de la madre de W, Pauline Pierce, un año antes de que ésta diera a luz a una niña que acabo siendo Barbara Bush)

El sombrero del malo
Chuck Klosterman


Era Crowley ensayando esa danza de la serpiente que se baila con la mitad inferior del cuerpo, de las caderas a las puntas de los pies, sin la participación del resto.
Era Crowley que, al descender al subterráneo y ser alcanzado por el líquido que rezumaban los cristales, se había vuelto negro y movía las rótulas de quince maneras distintas, lo que, incluso para un negro de verdad, era un número considerable.

Historia abreviada de la literatura portátil
Enrique Vila-Matas


Robert Charles Douglas nació en Mirfield, West Yorkshire, el 12 de octubre de 1946, el mismo día que el ocultista y nigromante Aleister Crowley

1980
David Peace


miércoles, 18 de mayo de 2016

Rebeldía

"Instantes irrefutables que son puntos de partida, que son constantes de tiempo, eso, metáforas de la época, es lo que intento captar, un instante del tiempo que vale por todo el tiempo"
Rebelión de los oficios inútiles
Daniel Ferreira

(Geovanni Orozco es el fotógrafo del que tomo prestadas las palabras con las que abrimos y cuya ambición por captar El Momento me remite a mi lectura más actual 
"tampoco se puede fotografiar porque hay partes de West Kensington, por ejemplo Rema, que resultan tan lúgubres e implacablemente repulsivas que la belleza inherente al mismo proceso fotográfico te miente y te oculta lo feo que es todo en realidad"
Breve historia de siete asesinatos
Marlon Jones) 

Yo ya tenía solución al problema: los mandaba a leer Los Ejércitos de Evelio Rosero. Ahora ya tengo otro as en la manga: lea Rebelión de los oficios inútiles. Ojo, les diré, no La Rebelión, solo Rebelión. Claro aquí tengo que contar con que la pregunta sea esa que tanta gente me ha hecho ¿qué pasa en Colombia? 



Rebelión de los oficios inútiles busca fijar un instante (un instante que es igual a otros instantes un instante repetitivo) para evitar que el futuro sea tan despiadado, que el conocimiento del pasado erosione la violencia por venir (que el pasado siempre vuelve, como farsa, como drama, vuelve y vuelve). Que no vuelva impune a nosotros, que al menos el peso de la infamia le haga disminuir su velocidad, la fuerza de su impacto.

Es por todos sabido que "De todas las historias de la Historia sin duda la más triste es la de España, porque termina mal" y ¿las historias sin final? Incluso podríamos ampliar la categoría a aquellas cuyo principio se difumina en el olvido ¿cómo es aquella Historia? pues aunque parezca una tontería para conocer aquella Historia (que no el final: el final ya lo sabemos) debemos conocer las historias. Y por eso se debe leer Rebelión de los oficios inútiles. 

(Breve apunte sobre La Rebeldía de Daniel Ferreira, en este mundo donde todos nos afanamos por demostrar que tenemos Mucho Mundo, él parece (o al menos sus libros) querer demostrar que tiene Mucho Pueblo. Solo podemos agradecérselo)